/ ProChile / Innovación y Competitividad / Mujer Exporta / Profundiza tus Conocimientos

El género es una construcción social en base a la diferencia sexual, que implica un eje de desigualdad que afecta en diversos ámbitos de la sociedad. De igual forma, como categoría analítica nos permite vislumbrar el impacto material y simbólico de las brechas, barreras e inequidades que tienen que enfrentar las mujeres en las diferentes facetas de su vida (Aguirre & Guevara, 2008). De esta forma, el análisis de género es una forma sistemática de observar el impacto diferenciado de desarrollos, políticas, programas y legislaciones sobre los hombres y las mujeres. Este proceso se inicia con la recopilación de datos desagregados por sexo y de información sensible al género sobre la población involucrada. El análisis de género también puede incluir el estudio de las múltiples formas en que los hombres y las mujeres, como actores sociales, se involucran en estrategias de transformación de roles, relaciones y procesos motivados por intereses individuales y colectivos (ONU Mujeres, Guatemala, 2016).

“La equidad de género comprende el trato idéntico o diferenciado entre hombres y mujeres que resulta en una total ausencia de cualquier forma de discriminación arbitraria contra las mujeres por ser tales, en lo que respecta al goce y ejercicio de todos sus derechos humanos”, LEY Nº 20.820, Artículo 1º (Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, 2015).

El principio de igualdad constituye uno de los pilares básicos de los Estados democráticos modernos y se configura como el ideal de toda organización social. La igualdad de género implica equivalencia, es decir, las personas tienen el mismo valor independiente del género y, por lo tanto, son iguales. Esto incluye normas, valores, actitudes y percepciones que se requieren para lograr la igualdad entre hombres y mujeres sin neutralizar sus diferencias (PNUD, 2006, pág. 73).

El orden de género se puede observar en espacios institucionales como la familia, la comunidad, el mercado, la escuela, las empresas, el Estado, entre otros. Se refiere a diversas dimensiones entre las cuales podemos distinguir dos áreas. La primera corresponde a las actividades y relaciones concretas que sostienen hombres y mujeres, entre ellas papeles o roles de género, la división sexual del trabajo o las relaciones de poder. La segunda alude a las representaciones sociales de lo femenino y masculino, las cuales apuntan a las ideas de qué es lo femenino y lo masculino, a las identidades de género, a los modelos hegemónicos de feminidad y masculinidad, etc. En definitiva, al “deber ser” femenino y masculino (PNUD, 2006).

Material Audiovisual

Foro Internacional ProChile conecta a las mujeres empresarias

ProChile es la institución del Ministerio de Relaciones Exteriores encargada de promover las exportaciones de productos y servicios del país, además de contribuir a la difusión de la inversión extranjera y al fomento del turismo.