Audiovisual

Regístrate aquí

La oferta exportable del sector audiovisual de Chile se caracteriza por las diversas unidades de negocios. Es así como el cine incluye la venta de productos terminados, la coproducción con empresas extranjeras y la venta de servicios de productoras. El cine publicitario, en tanto, abarca la producción de un comercial completo y la coproducción. La televisión, por su parte, distribuye productos terminados y realiza coproducción con productoras o canales de televisión internacionales.

Con más de 150 productoras, la industria audiovisual de Chile ha dado vida en la última década a más de 200 largometrajes, 200 cortometrajes y 200 documentales. Con esta variada propuesta, la industria chilena se ha abierto paso en Norteamérica, Europa y Latinoamérica, siendo Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Alemania y Francia los principales mercados para sus producciones, que han sido reconocidas en destacados certámenes.

Animación y documentales:

La industria de la animación en Chile cuenta con una serie de galardones internacionales, siendo uno de los más relevantes el Premio Óscar obtenido en 2016 por “Historia de un oso” (Punkrobot Studio). Este hito fue posible gracias al profesionalismo de los exponentes de esta industria chilena, quienes participan habitualmente en los certámenes más importantes del sector, como el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy (Francia).

El nivel alcanzado les permite explorar nuevos mercados como Estados Unidos, cuya industria de animación concentra alrededor de US$ 339 millones, y cuyos consumidores exigen producciones de alta calidad, con atractivos efectos visuales y animaciones realistas.

La industria documental de Chile, en tanto, ha obtenido destacados premios en festivales de relevancia mundial, como el Oso de Plata al Mejor Guion para “El botón de nácar” de Patricio Guzmán (Berlinale 2015) y el “El ojo de oro” al mejor documental para “Allende mi abuelo Allende” de Marcia Tambutti (Cannes 2015), entre otros. A esto se suma su presencia constante en festivales del sector, como Dok Leipzig y Sheffield Doc/Fest, dando cuenta de una industria preparada para abordar mercados como Estados Unidos, donde la demanda por nuevos contenidos es cada vez mayor entre los distintos estudios para mantener la fidelidad de la audiencia, que hoy dispone de distintas alternativas para informarse y entretenerse.

Cine/OTT’s y series:

Desde el 2009 a la fecha, el cine chileno ha obtenido 240 premios internacionales, incluido el histórico primer Oscar a Mejor Película Extranjera para “Una Mujer Fantástica” de Sebastián Lelio, producida por Juan de Dios Larraín de la casa productora Fabula.

Estos reconocimientos reflejan que la capacidad creativa y buena factura de producción de la industria cinematográfica chilena está a la altura de los estándares internacionales más exigentes, como el de la industria estadounidense, cuyo tamaño bordea los US$ 31 mil millones, gracias a la presencia de conglomerados como The Walt Disney Company, Time Warner Inc., NBC Universal Media LLC, 21st Century Fox Inc., Lions Gate Entertainment Corp., Viacom CBS Inc. y DreamWorks Animation SKG Inc.

La industria de la televisión, en tanto, bordea los US$ 32,9 mil millones en Estados Unidos, y se espera que la creciente competencia entre los servicios de transmisión como Netflix, Disney y Amazon continúe impulsando la adquisición de nuevos contenidos, como un medio para retener a los suscriptores.

Servicios de Producción & Adv:

La industria audiovisual chilena se ha convertido en un aporte importante a la imagen país de Chile en el exterior, al potenciar a otros sectores como el turismo. La industria de la publicidad es una de ellas, que ha logrado importantes contratos con reconocidas marcas internacionales, gracias a la diversidad de paisajes y locaciones naturales que ofrece el país, así como a una base tecnológica y know-how de nivel internacional alcanzada por sus profesionales.

Actualmente, esta industria mantiene una sinergia importante con la industria cinematográfica de Chile, con disponibilidad de equipos y rent de servicios tecnológicos clave para la internacionalización de ambas industrias.