Produktionssektoren

Somos una nación de institucionalidad democrática con un modelo económico abierto y estable, favorable para la inversión, que se ha mantenido como una de las economías más competitivas de la región. Destacamos por nuestro sólido marco institucional, fortaleza y transparencia en nuestras instituciones públicas, infraestructura, y por contar con uno de los más eficientes y sofisticados mercados financieros. Estas son sólo algunas razones que convirtieron a Chile en el primer país sudamericano en ser miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Las claves del éxito del modelo chileno están asociadas a políticas macroeconómicas estables, estrecha colaboración entre el sector público y privado, reglas transparentes y a un Estado que busca mejorar la competitividad.